Puerta primera

Creo que me estoy volviendo loco,

subo a la azotea y veo al cielo,

enfrascado en una bruma de almas

espigadas en tributo de sangre.

Esta locura me estructura el pensamiento de forma diferente,

es silenciosa agonía del crepúsculo,

manantial de sombras verdaderas.

Una espiga se llergue desde mis piernas:

semilla arrojada al vacío;

No pasará, ni sangre ni espuma,

en esta puerta de oscura mortandad.

La deseosa muerte,

altura, mito, oscuridad.

 

 

Anuncios