La hora comunal

Nuevamente es la hora de todos, cada uno se sirve una copa y prepara un cigarro mientras declina la tarde extraña y pasajera. Es como una cascada de precipicios desencadenados en infinitas posibilidades. Sin embargo nos distrae con su muerte este sol ya distante, y negamos libertad a la blancura espesa, inhalada, delirio de tinta... Leer más →

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: